jueves, 12 de marzo de 2015

JULIO CESAR




La película de Julio César de 1953 está basada en la obra homónima de teatro escrita por William Shakespeare probablemente en 1599. Esta obra relata la conspiración en torno a Julio César, su asesinato y las secuelas de éste en Roma, aunque no es César el personaje principal, sino que se centra sobre todo en la figura de Bruto y su dilema psicológico sobre el honor, el patriotismo y la amistad.

La película comienza con las lupercales en el año 44 a.C., fiesta en la cual a César le es entregada, de manos de Marco Antonio, la corona para convertirse en rey pero César la rechaza varias veces ofreciéndosela a Júpiter como único portador de esa corona. En realidad se no fue Marco Antonio el primero en ofrecer la corona a César, sino que se la entrega Licinio, pero César la rechaza y se la ofrece nuevamente Casio, pero la vuelve a rechazar y en último lugar se la da Marco Antonio, y César la tira lejos y se la ofrece a Júpiter.


Al salir de la celebración de las lupercales, César es asaltado por un adivino que según Plutarco le advierte del grave peligro que le amenazaba en los idus de marzo, el cual le dice: “¡Cuídate de los idus de marzo!”, pero César lo ignora.

Además de ello, en la película podemos ver como César padece ataques de epilepsia en medio de las lupercales, algo que se cree que siempre tuvo bastante oculto para que el pueblo no se diera cuenta de su debilidad. Según Plutarco estos ataques de César podían ser ataques de epilepsia o dolores fuerte de migraña, no se sabe con seguridad, pero si se sabe que tenía ataques de vez en cuando desde joven.

Por otro lado, se reúnen Casio, Catón y Trebonio para convencer a Bruto a que participe en la conjura contra César, el cual no está totalmente conforme con esa idea. Después de esta reunión en casa de Bruto, su mujer Porcia que escucha la conversación le pide a Bruto que le cuente que estaba sucediendo.

En la escena siguiente aparecen César y su mujer Calpurnia, la cual había soñado que César sería asesinado en el Senado, algo que Plutarco defiende en su obra, y éste manda a ver el dictamen de los augures, que al parecer aportan malos presagios porque no encuentran el corazón del animal, por tanto Calpurnia insiste a César para que no asista ese día al Senado, lo convence pero en ese momento aparecen Bruto, Casio, Catón, Trebonio y Marco Antonio, que le convencen para ir al Senado.

Antes de entrar en el Senado, César encuentra sentado en la escalinata, al vidente que le previno sobre los idus de marzo y le dice: “Llegaron los idus de marzo” y el vidente le responde: “Sí, César pero no han terminado aún”, luego es asaltado por Artemidoro, que le intenta dar un pergamino en el que le da la lista de los conspiradores que ese mismo día pretendían asesinarlo, pero Bruto y Casio no dejan que se le acerque, según Plutarco todo ello sucede así.

Trebonio entretiene a Marco Antonio antes de entrar al Senado, mientras César junto a los demás entran en el Senado y después de hacer algunas súplicas a César, Casio se acerca por detrás y le da la primera puñalada y le siguen los demás senadores hasta finalizar con Bruto, y César le dice: “¿También tú, Bruto?” En vez de la famosa frase: “¿Tu también, Bruto, hijo mío?”

Marco Antonio entra en el Senado y se encuentra el cuerpo sin vida de César y le pide a Bruto que le deje oficiar su funeral, éste acepta a cambió de la ayuda de Marco Antonio, el cual finge que acepta.

En primer lugar, Bruto da un discurso ante el pueblo justificando el asesinato de César, cosa que no sucede en la realidad, y luego Marco Antonio recita la elegía del funeral, dando un discurso sobre las gestas de César y casi inmediatamente lanzó al pueblo romano contra los asesinos, buscando así monopolizar el poder, así logró ganarse el respeto y apoyo de los simpatizantes de César, pero todo ello no sucede tal cual en la realidad histórica, ya que eso sucede en el funeral de César y no justo en el momento que es asesinado.

Tras la muerte de César hay un salto en la película y nos encontramos en el momento del triunvirato entre Marco Antonio, Octavio y Lépido y la lucha contra los asesinos de César, Bruto y Casio enfrentados con ellos en la batalla de Filipos, en la cual son vencidos, y Bruto y Casio se suicidan.

La película termina con el suicidio de Bruto y resume al final algunos hechos que sucedieron como que Marco Antonio marcha a Egipto y se casa con Cleopatra pero ambos se suicidan. Y que Octavio se convierte en el primer emperador de Roma.

En conclusión, esta película aunque es bastante antigua debido a que es de los años 50, por lo que puede resultar un poco pesada, recrea bastante bien los últimos días de César, su asesinato y sus consecuencias para la República. Aunque podemos notar que da bastante saltos en la historia y para una persona que no sabe mucho sobre la historia de este personaje podría dar pie a perderse un poco, pero no podernos pasar por algo que es una película basada en la obra teatral de Shakespeare, que no era un “historiador”, por lo que bajo mi punto de vista está bastante bien contextualizada e invito a todo el que le guste la historia antigua y sobre todo la época romana, que la vea.

Fuentes clásicas
PLUTARCO (2007): Vidas paralelas. VI, traducción y notas de Jorge Bergua Cavero, Salvador Bueno Morillo y Juan Manuel Guzmán Hermida, Biblioteca Clásica Gredos 363, Madrid.

Bibliografía

ROLDAN HERVÁS, J. M. (1995): Historia de Roma, Salamanca.
Noemí Raposo Gutiérrez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada