domingo, 22 de febrero de 2015

LA MUJER INDÍGENA DURANTE EL COLONIALISMO HISPÁNICO Y LA DESTRUCCIÓN DE LAS INDIAS

Hoy hablaremos sobre la mujer indígena durante el colonialismo hispánico, basándonos en el artículo de Ann Twinam y en segundo lugar trataremos algunos factores que contribuyeron a la destrucción de las Indias, siguiendo el estudio de Irene Silverblatt.

Es interesantísimo adentrarse en el organigrama social durante el colonialismo hispánico; en el que el valor imperante en la élite social era sin duda el honor y la reputación que intentaban mantener de cara al público tanto las mujeres como los hombres de alcurnia. Los mecanismos
que llevaron a cabo éstas élites para salvaguardar su estatus social son verdaderamente impresionantes de analizar, y de entre todos los secretos y ocultamientos que cubrían el tejido social durante esta época, lo que  ha llamado poderosamente mi atención es lo anquilosada y cerrada que llegaban a mostrarse las familias nobiliarias para defender la reputación de una hija o cualquier pariente frente a la hostilidad de la sociedad hispano-americana. A raíz de esto la autora, nos adentra en dos mundos totalmente diferentes, que es la imagen que daba una persona de cara al público y la que realmente tenía la mostraba en su círculo privado, para evitar el deshonor social. Ann Twinam, nos ilustra con dos grandes casos de mujeres de alcurnia que mantuvieron relaciones sexuales fuera del matrimonio (una por no estar casada y la otra por ser viuda), ambas quedaron embarazadas y dieron a luz a dos hijas ilegítimas. Una situación como ésta,  en una sociedad en la que la norma mandaba castidad y continencia a todas las mujeres no casadas, era un auténtico peligro que hacía tambalear la condición social no sólo de la mujer sino de toda su familia y lo más grave, desde mi punto de vista,  era que se trasmitía durante generaciones.



Ante semejantes consecuencias, no me extraña que se generasen mecanismos tan férreos para defenderse.  Por otra parte, me parece sumamente interesante la relación tan fuerte e íntima que mantenían los sirvientes plebeyos con sus señores, hasta tal punto, que nuestra autora nos dice lo siguiente:

“Los plebeyos relacionados podían ser parte también de tales conexiones privadas. Por lo general eran sirvientes o empleados que vivían con la familia y conocían sus secretos. Ya sea por afecto o lealtad o por miedo de represalias si filtraban información escandalosa, estos plebeyos también mantenían la división privado/público”[1].

Tras leer  por primera vez este fragmento, una persona  no versada en esta materia, como es mi caso, lo primero que piensa es que esos sirvientes podrían chantajear a sus señores para conseguir sus propios fines. No obstante, ese pensamiento es una forma muy simple y reduccionista de ver estos acontecimientos. Todo es mucho más complejo y creo que un plebeyo/a  al servicio de una gran familia era un auténtico privilegiado, más cuando en la América colonial imperaba una desigualdad socio-racial extrema, en la que “la presencia  física de un bebé de origen desconocido se aliaba a las ambigüedades generales de raza y clase”[2]. Los empleados, estaban en cierto modo respaldados por esas familias, por lo que ellos tenían la obligación de proteger esa información que se ocultaba al público. No obstante, cabe pensar, que de la multitud de casos que se dieron en la época colonial, habría algunos sirvientes que filtrasen información.



Por otra parte, también es muy interesante el contraste que existe entre la imagen público/privado de las familias de alcurnia y las familias de clases bajas. Estas últimas, al carecer de ese ideario honorifico de los nobles, no tenían por qué soportar el yugo de perderlo; pero esto no quiere decir que estas clases no tuvieran sus propios mecanismos para ocultar sus acciones frente a la sociedad.

El texto me ha trasmitido la sensación, de que las familias plebeyas fueron un auténtico colchón en la que se ampararon las familias de alcurnia para salvaguardar su estatus. Por ello, la autora dice que “tanto los casos mexicano y peruano ponen de manifiesto que el concepto de público y privado formaban parte de la mentalidad de la plebe como de la élite”[3]. No obstante, aún mantengo la duda sobre qué intereses pedirían esas familias plebeyas, que se hacían cargo de un bebé ilegítimo entregado por una familia nobiliaria. Pienso que si la autora no se ha detenido en ese punto, será porque el silencio en las fuentes es mucho mayor.

Veamos ahora algunos factores que contribuyeron a la destrucción de las Indias, analizando el trabajo de Irene Silverblatt.

Es un texto bastante duro, en el que se nos muestra la destrucción de toda una civilización, de una tradición cultural, de unas creencias de un pueblo y la depravación de todo el sistema establecido antes de la conquista de los españoles. A lo largo de todo el texto, Silverblatt va contrastando el modo de producción indígena con el impuesto por los españoles, incidiendo sobre todo en la mujer. Según nos cuenta, la explotación llegó a ser extrema, incluyendo a mujeres, niños y ancianos.  El regreso de Quetzalcóatl se había hecho realidad y las Indias estaban evocadas  a la destrucción.

Por otra parte, el sistema de explotación impuesto por los españoles llevaba a los indígenas a callejones sin salida, en los que se veían obligados a contribuir ellos mismos a la degeneración de su propio pueblo. La autora pone dos ejemplos magníficos; el primero es que los hombres indígenas ante la imposibilidad de pagar los tributos, debido a que sus tierras no producían lo suficiente, querían abolir la ley andina que daba a la mujer el derecho autónomo sobre la tierra[4]. El segundo es la depravación a la que estuvo sometida la mujer indígena en época colonial, llegando a convertirse en extrañas y en parias para sus propias comunidades. Al depender de los españoles y de sus colaboradores, la mayor parte de ellas no tuvo otra opción que participar en su propia degradación[5]. Esto son dos ejemplos de la multitud con la que nos ilustra la autora sobre la destrucción de las Indias.



La explotación de los indígenas en época colonial, es un tema que los investigadores han enfocado de multitud de perspectivas, si bien Spalding señaló que el campesinado indígena percibió al régimen tributario hispano como doblemente explotador, en comparación con el sistema andino anterior a la conquista[6]; investigadores como Jesús María Añoveros analizan la explotación indígena desde el punto de vista eurocentrista, diciendo frases como:

“[…] los beneficios  materiales de la metrópoli no fueron tantos como se suele pensar y que los beneficios materiales sembrados en América fueron muchos más de los que pudiéramos imaginarnos”[7].

Personalmente, no estoy de acuerdo con este tipo de enfoque y en contraposición me quedo con frases como la de un español del siglo XVI que observó la cruda realidad y dijo: “No es plata lo que se lleva a España, sino el sudor y la sangre de los Indios”[8].

No obstante,  también es necesario contar con diversas perspectivas para comprender mejor lo que pudo ser la vida en la América colonial.

Por otra parte, la situación en la que se encontraba la mujer indígena en aquel tiempo era inhumana y sabemos muy bien de ello, gracias a Guamán Poma de Ayala quien fue un testigo directo de los acontecimientos y creo que los historiadores debemos mucho a esta figura y a su obra.

En conclusión, el texto creo que se ciñe muy bien al régimen de explotación  indígena colonial. Silverblatt, al igual que Ann Twinam, es una gran profesional que  analiza, compara e interpreta los diferentes acontecimientos históricos de forma empírica y rigurosa.

Bibliografía
GARCÍA AÑOVEROS, J. Mª. (1982): “La Fuerza  de Trabajo del Indígena Americano en las épocas Prehispánica y Virreinal”, Quinto Centenario. América: Economías. Sociedades, Mentalidades, vol. 3, Madrid, pp 87-108.
TWINAM, A. (2004): “Estrategias de resistencia: manipulación de los espacios privado y público por mujeres latinoamericanas de la época colonial”, Las mujeres en la construcción de las sociedades latinoamericanas. Madrid, pp. 251-269.
SILVERBLATT, I. (1993):Mujeres del Campesinado en el Alto Perú bajo el Dominio Español”, Mujeres invadidas. La sangre en la conquista de América, vol. 12, Madrid, pp. 29-46.




[1] TWINAM, A. (2004): “Estrategias de resistencia: manipulación de los espacios privado y público por mujeres latinoamericanas de la época colonial”, Las mujeres en la construcción de las sociedades latinoamericanas. Madrid, p. 257.
[2]TWINAM, A (2004): Estrategias de resistencia: manipulación de los espacios privado y…, p. 253.
[3] TWINAM, A (2004): Estrategias de resistencia: manipulación de los espacios privado y…, p. 267.
[4] SILVERBLATT, Irene. (1993):Mujeres del Campesinado en el Alto Perú bajo el Dominio Español”, Mujeres invadidas. La sangre en la conquista de América, vol. 12, Madrid, p. 54.
[5] SILVERBLATT, Irene: Mujeres del Campesinado en el Alto Perú…,p.61.
[6] SILVERBLATT, Irene: Mujeres del Campesinado en el Alto Perú…,p.49.
[7] GARCÍA AÑOVEROS, Jesús María. (1982): “La Fuerza  de Trabajo del Indígena Americano en las épocas Prehispánica y Virreinal”, Quinto Centenario. América: Economías. Sociedades, Mentalidades, vol. 3. Madrid, p. 104.
[8] SILVERBLATT, Irene: Mujeres del Campesinado en el Alto Perú…, p.48.
 Juan Antonio González González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada